sábado

sebastian

¿no hay flautitas? ayer preguntó el marido de mi clienta.
las flautitas o baguetines son las favoritas de los varones. las mujeres preferimos pan de centeno o integral.
lo cual me recuerda que debo mandar por mail la receta de pan que me pidieron mis alumnas virtuales
ellas quieren aprender a hacer pan en casa pero yo no tengo tiempo de darle clase sin embargo les aseguré que es tan fácil que les mandaré la receta por mail.

yo creo que les va a salir mal una o dos veces, y ya después directamente les saldrá espectacular.
y sí para qué les voy a mentir chicas? por ahí te sale mal, por ahí te sale bien... más si nunca lo hiciste.

ay! (dolor)
ay! (suspiro)
ay! (socarrón)
ay! (se me cayó algo al piso)
ay, ay, ay (reconvención)

ayer fui al sanatorio de la trinidad a ver a sebastian, el recién nacido con más personalidad que conocí hasta ahora. no bien entrar ya nos dismo cuenta de que estaba a grito pelado. resulta que había cagado y una cosa negra como petróleo pero no diarrea sino una especie de crema marrón oscuro sin olor salió chorreando del pañal y manchó de la cintura para abajo y la ropa y ropa de cama, en resumen un asco, y el señorito claro estaba enfurecido y aparte no quería que lo cambiaran... y cuando lo limpiaron siguió chillando como si nada. en resumen, de los diez mninutos que estuve en la habitación debe haber chillado 9 5. muy divertido el outfit maternal y paternal: ella camisón negro, él musculosa negra en pecho peludo y las pantuflas del hospital. grandes padres!

vino la enfermera y trajo ropa para el chiquito pero era de pantalón largo y nos estábamos hornenado en el cuarto sin poder abrir la ventana, ok, dijo la madre, pongámosle ropa nuestra, esto es muy caluroso, es cierto, dije yo, pero no es que los bebés deben estar tapados -eso me habían dicho que hay que envolverlos o algo así tipo momias los envolvían hace cien años- eso ocurre a las pocas horas, él ahora es una persona igual a todos nosotros dijo la enfermera secamente, entonces pongámosle una zunga, nos estamos muriendo de calor, le respondí, pero bueno, los padres estaban en shock.
en otro orden de cosas, después del parto a la madre le queda la cara com si le hubiera pasado un tractor
en diagonal.