jueves

bueno,



estoy escuchando pajaritos del amanecer, o tal vez sean murciélagos de la madrugada.
anoche soñé que cubría una torta con baño de chocolate de manera tal que formaba arriba de la torta un bowl de chocolate, y por adentro del bowl echaba crema líquida y la batía con un batidor. qué sueño tan loco.

ayer visité a beatriz en el nuevo geriátrico, y noté que en la puerta había un coche fúnebre. teniendo en cuenta que en el geeriátrico viven tantas ancianas, no debe ser una simple coincidencia. de todas maneras el coche fúnebre estaba lleno de polvo y parecía casi abandonado. era un modelo color bordó, de los años setenta.

charlamos en la plaza, en la esquina, tomando sol un ratito, y después le dije vamos a ver esa iglesia, y fuimos para ahí, pero no entramos. los cordones de las veredas eran altísimos, fue como saltar al vacío más o menos. al llegar a la calle beatriz me dice
-te iba a decir algo...
- ...
-te iba a decir algo pero después pensé...
-...
- ¿qué le voy a decir, si yo ya no sé nada?
Ese tipo de frases trascendentales son las que se manda Beatriz.

-Yo ya tengo noventa años.
-No, no puede ser. No podés tener noventa. Vos debés tener ochenta y dos, ochenta y tres.
-No, noventa como muy nuevo.

Siempre tan cómica Beatriz...

Ayer tuve ganas de caminar, y hoy también. Pero no sé si voy a caminar tanto. Quiero caminar más, porque esto me dará flexibilidad en los tobillos, en cambio en bici no muevo los pies.

Hoy nos invitaron a un té.
Y tengo pendientes varias tareas. Varias de verdad!
 Siempre me imagino que habrá una tarde despejada, seca, que mi escritorio está todo ordenado y yo estoy concentrada, pero no suele ocurrir. Podré hacerlo?

Ayer compré El señor de las moscas en librería cúspide, y tengo una tarjeta de puntos y casi casi saco el libro gratis, pero solo junté 79 pesos de puntos y hoy en día no es nada para un libro. Debería comprar libros más seguido.

Los tomates salen 14 el kilo, o 15. no sé qué está pasando.

No quería decir nada pero nada de esto, había pensado en algo más concreto, pero bueno, me olvidé!