sábado

estos joyeros...

vandalismo por parte del joyero... cuando dejo atada la bici en la esquina, donde está la joyería, me suelen faltar tuercas del guardacadenas o guardabarros porque no les gusta que la deje ahí... en la otra esquina, sabes lo que hizo el otro joyero? arrancó el poste de la calle. tengo que llamar al 147 y pedir que lo vuelvan a poner. así que el guardabarros empieza a ahacer ruido a lata, trac trac, insoportable. ayer, a la vuelta, me fui corriendo al teatro, ver a nurit, que dirigía una obra, y por el camino, en el medio de la aceleración: el guardabarros se saltó y salió volando por el aire, casi casi chocando con un auto que venía atrás. no paré, perdí mi guardabarros, qué iba a hacer? enterrarme en medio de la noche en el barrio de once, hundiendo la nariz en el asfalto a rescatar un guardabarros abollado? y sentí que me liberaba de ese ruido espantoso... y también sentí ah bueno, mañana ataré la bici en la joyería y les mostraré miren, y ano tengo más guardabarros, ahora cada vez qeu agarro la bici lo que hago es chequear que no me hayan aflojado otro tornillo.
sinceramente, por como ando en bicicleta, preveo que un accidente podría ocurrir, lo preveo el 99 por ciento del tiempo, es por eso que voy tan precavida. si fuera así, sabés lo qeu siento? que salgo volando de la bicicleta, caigo al piso, con todo el peso y abrigo, y me vuelvo a levantar inmediatamente, camino hasta donde la dejé, probando suave qeu no tengo hueso roto y me voy en bici otra vez, ubicás cuando hay un accidente de formula uno, terrible, el auto echando humo, y desde adentro una persona salta y hace pie en tierra, con su cuerpo flaco y enfundado en un traje divino, dice acá estoy, parece que naciera del auto otra vez... asi sería, claro, me creo inmortal.