sábado

son las tres y cincuenta y ocho y pienso uy tengo un montón de tiempo y en realidad son diecisiete minutos, pero me gusta aprovechar el tiempo. hoy toda la rutina fue igual que siempre, excepto que como tengo cara china porque dormi dos hoas cuarenta, me recogí el pelo, y mientras buscaba en el cajon del escritorio una gomita que encontré obvio encontré también una tijera celeste para dejar en la cocina porque se me perdió la tijera para abrir sachetes. no, el punto era que la rutina fue diferente porque siempre me peino a último momento.

AUTOAYUDA para peinarse
es en serio!

una vez, una chica me dijo algo que es cierto!
cuando te quieras hacer un peinado difícil, por ejemmplo las trenzas, no te mires
al espejo. date vuelta y hacelo y verás que es más fácil.
aunque parezca mentira, el espejo, al devolvernos una imagen invertida nos confunde y hace que sea mas difícil y por lo tanto más feo. de la otra manera, notarás que tienes mas habilidad, y si queda algo desprolijo, después lo podés corregir en el espejo...